Este paseo de aires coloniales fue promovido por los indianos que edificaron sus casas en unos terrenos parcelados ganados al mar, cuya venta permitió al ayuntamiento recaudar fondos para financiar la nueva Casa Consistorial, de estilo neoclásico y situada al inicio de este mismo paseo.