Los americanos posibilitaron el crecimiento del pueblo, con la plaza Marcer como centro neurálgico. Rodeando las palmeras en el centro, los edificios de esta plaza, dedicada a Francisco Marcer y Oliver, uno de los grandes benefactores de Ribes, proyectan una imagen de ciudad colonial con sabor antillano.