Seguimos hasta la plaza de la Fuente, donde el elemento arquitectónico que da nombre a la plaza, conmemora la llegada de las aguas drenadas en la ciudad gracias a las aportaciones de los americanos de la villa. Al núm. 3 de la plaza encontramos la casa de Miquel Bertran y Miret.