El callejón de curioso nombre nos recuerda un tópico asociado a la leyenda de los indianos: doncellas jóvenes que se convertían en acaudaladas viudas al morir los esposos indianos. Una cláusula en el testamento las blindaba para volverse a casar.