Proponemos una extensión en el acogedor Santuario de la Virgen del Vinyet, en las afueras de la ciudad, lugar de culto de los sitgetanos desde la Edad Media. Los americanos se encomendaban a esta virgen antes de marchar al nuevo mundo. En el interior encontramos un retablo dedicado a San Telmo, patrón de los marineros.