Enfilamos por la calle del Bonaire, donde podremos disfrutar de un conjunto de casas eclécticas entre las que destacamos la de el americano Francesc Julià (n. 26), enriquecido con el negocio del azúcar y el café, transformada en hotel. Si giramos por la calle Parellades encontraremos casas destacables como la Vilanova (n. 11). A media calle de Sant Pau (n. 24 ) , encontramos el edificio del arquitecto Elies Rogent construido para Agustí Amell, enriquecido en Aguadilla (Puerto Rico) con varios negocios de importación y exportación.