Obra de Josep Font y Gumà , este edificio novecentista fue impulsado gracias al legado de los hermanos americanos José y Pedro Jaques. Destinado a ser un hospital-asilo, ha perdurado hasta nuestros días, actualmente como centro geriátrico. En el interior destacan, su acogedor claustro y la capilla.