Enric Garriga y Mataró, emigrado en Cienfuegos (Cuba) y enriquecido con una empresa de materiales de construcción, hizo construir esta casa que, al morir, ampliaría su viuda . En la planta baja, la casa aún conserva parte de la decoración y mobiliario original. El resto acoge, en la actualidad, el Museo del Mar.

Paseo Camprodon y arrieta, 1-2.