Enric Garriga y Mataró, emigrado en Cienfuegos (Cuba) y enriquecido con una empresa de materiales de construcción, hizo construir esta casa que, al morir, ampliaría su viuda. La fachada, de construcción totalmente simétrica, presenta seis balcones en las dos plantas superiores, coronadas por un frontón y balaustradas. En la actualidad la Casa Garriga acoge el Museo del Mar. Paseo Camprodón y Arrieta, 1-2