Cuando los indianos volvieron a Catalunya, los pueblos y las ciudades habían cambiado mucho. A lo largo del siglo XIX las tierras de cultivo y pasto fueron urbanizadas y se construyeron calles anchas y viviendas. Muchos pueblos crecieron y cambiaron gracias al dinero de los indianos, expandiéndose hacia la primera línea marítima.

Algunos de los indianos invirtieron su dinero en la construcción de ensanches. En los pueblos de la costa la mayoría de los indianos hicieron construir sus casas cerca de la playa, pero también hubo que las edificaron en el barrio antiguo, donde había casas viejas y en ruinas.