Continuamos por la plaza del ayuntamiento, edificio del siglo XVIII, reformado y convertido en casa consistorial en 1893. El reloj de la torre fue financiado con una suscripción entre los ribetans residentes en Cuba. En la misma plaza, Can Quima fue diseñada por Josep Font y Gumà .