Oficios y actividades

Los emigrantes catalanes desarrollaron diversas actividades para ganarse la vida. En Cuba, la imagen que tenían de ellos era de unas personas trabajadoras, ahorradoras y emprendedoras. La mayoría de los emigrantes eran comerciantes, pero también los hubo que se dedicaron a otras actividades, como el cultivo de la caña de azúcar, la fabricación de ron y de tabaco, el comercio de cacao y café o el tráfico de esclavos.