Desde la lejanía los emigrados ofrecieron donativos para el embellecimiento de la ermita del Vilar. Una inscripción en los pilares que sostenían la balaustrada del presbiterio, hoy desaparecido, nos dejó constancia: "Ysla de Cuba año de 1877".