Por sus actividades filantrópicas, desde Lloret se intercedió para Nicolau Font y Maig fuera nombrado conde. A pesar de que él se opuso, el pueblo lo llamó "Conde de Jaruco". Desde la urbanización Condado del Jaruco, el monasterio que reconvirtió en vivienda. A las puertas nos recibe la célebre escultura del Ángel de Lloret.
Camino de Sant Pere del Bosc.