Aurora Massó Verdaguer, cumpliendo el legado de 30.000 duros de su padre, el indiano Salvador Massó, encargó a Antoni Gaudí la construcción de dos sillas altas para la iglesia parroquial de Santa María, que fueron destruidas durante la Guerra Civil. Su hermano Claudio hizo una donación consistente en una artística araña de metal.

Plaza de la Iglesia .