Los indianos financiarón la reforma modernista del templo de Sant Roma (1914), obra de Bonaventura Cunill y Montobbio, con esculturas de Llimona y Clarassó. Más tarde Narcís Gelats costeaba desde La Habana la vistosa capilla del Santísimo Sacramento en memoria de su esposa.
Plaza de la iglesia.