La casa Esteve-Llach, de una de las familias indianas más emblemáticas de Tossa, fue construida por el indiano de segunda generación Joaquim Esteve-Llach y Bordas. Su padre, Grau Esteve-Llach y Rabassa, era un hacendado y piloto tossense que dedicó su vida a la navegación y al comercio con América. Murió en Uruguay en 1834, donde fue enterrado, aunque hizo enviar su corazón embalsamado en Tossa junto con una colección de animales exóticos.

Calle de la Guardia, 6