Finalmente, en el otro lado de la calle, nos despedimos de la arquitectura colonial con una pequeña joya, la casa de Vicente Ferrer Bataller (1877). En Begur se dedicó al negocio del corcho, mientras que en Cuba se había dedicado a las harinas y el tabaco.