El antiguo hospital de pobres o de San Miguel es el legado más grande de un tossense a su pueblo. Tomás Vidal y Rey, acumuló la mayor parte de su fortuna en Guatemala, donde llegó el 1745, y donde varios negocios lo convirtieron en el más rico de Tossa. Una vez devuelto, en vez de hacerse edificar una suntuosa mansión colonial como hicieron otros indianos, reparó la antigua casa y destinó sus ganancias a un hospital de pobres enfermos. Agradecidos, los conciudadanos lo trataban de Don, lo hacían padrino de sus hijos, testigo de las bodas y se admiraban de sus costumbres adquiridas en América como los adornos de oro que llevaba en los botones, hebillas o espadín.

El edificio del hospital, de dos plantas, es de estilo barroco, con un patio central y la capilla de San Miguel en un lateral. Vidal y Rey, que pagó 17.250 libras para su construcción, está enterrado en medio de la capilla.

Avenida del Peregrino, 8-10