Pere Pont Puig, promotor de la casa, emigró a Ponce (Puerto Rico) donde se dedicó al comercio. Al voler a Begur 1889 se hizo construir esta casa señorial para vivir con su esposa Joaquima Carreras y su familia.