La familia de americanos de Can Ferriol tenían negocios en La Habana. Gracias a la prosperidad ultramarina en el año 1903 cambiaron la fachada de su casa solariega por una de modernista a cargo del constructor Félix Mundet.
Calle dels Valls, 11