Nos situamos en el casco antiguo, desde donde empezaremos el itinerario en la iglesia parroquial de San Martín, alrededor de la cual se expandió el núcleo urbano. A finales del siglos XIX un grupo de calongenses residentes en el Habana financiarón una reforma de la torre románica del campanario, de planta cuadrada, y contribuyeron a la restauración del edificio llevada a cabo en 1855.
Plaza de la Doma, 2