Propiedad de una familia de comerciantes establecidos en La Habana, Cal Ros es una muestra más de la arquitectura promovida por los indianos en Blanes.
Calle de Anselm Clavé, 24